Esta es la pregunta con la que me encuentro a menudo, veo las caras de incredulidad y al mismo tiempo siento la empatía que se crea al explicar este tipo de situaciones.

¿De qué estoy hablado? De injusticias laborales a consecuencia de la maternidad o embarazo, que pueden llegar a ser discriminación laboral o mobbing maternal.

Yo tampoco le había prestado atención al tema, de hecho no pensaba ni que existiera este problema en la sociedad. Pero es curioso como cuando algo nos atraviesa el alma, sentimos la necesidad de investigar y luchar por la causa.

Fue entonces cuando lo empecé a contar, muy tímidamente, y para mi sorpresa me iba encontrando mujeres que al ser madres habían tenido diversos problemas en su ámbito laboral. He escuchado historias muy diversas pero con el mismo denominador común: intención de modificar condiciones laborales, promociones laborales que ya no llegan, responsabilidades que se ven reducidas sin explicaciones, grandes proyectos que ves pasar para quedarte con los de menor relevancia, y un sinfín de casos más…

En el proceso de investigación del tema, llegó a mí ‘La Candidata’. Un documental sobre la maternidad en el mundo laboral realizado por Smileat.  Este proyecto ha recopilado datos (en base a 800 personas) que quiero compartir:

  • El 62% conocen alguna mujer que ha tenido problemas en el trabajo directamente relacionados con quedarse embarazada.
  • Al 70% de las mujeres encuestadas le han preguntado en una entrevista de trabajo si querían ser madres.
  • El 86% de los encuestados considera que las mujeres no tienen las mismas posibilidades de promoción o de tener un cargo directivo cuando tienen hijos, que un hombre en su misma situación.

Os invito a que veáis el documental y leáis todo el estudio. Para mi es revelador. Todo lo que me ha sucedido y estaba viendo que también sucedía a mi alrededor, con este proyecto se confirma que efectivamente es un problema real de nuestra sociedad.

¿Que os parece si hacemos algo? Yo estoy dispuesta a dar voz a mujeres que quieran contar su historia, bien en redes sociales o con una entrevista en mi Blog. Y para las que preferís el anonimato… ¿os apetece saber cuántas somos? Uniros a la causa y empecemos a sumar!